El Mejor Smartphone Todoterreno

El Mejor Smartphone Todoterreno

Tras 6 horas de investigación y un exhaustivo análisis de 11 modelos, creemos que el smartphone «todoterreno» que mejor relación calidad/precio representa es el Doogee S95 Pro (2020).

Combina unas buenas prestaciones con una autonomía muy elevada, además de contar con una gran resistencia.

 

Nuestra elección, mejor barato

Doogee S95 Pro

Si está buscando un modelo a prueba de golpes, entonces elija este modelo. Se sitúa por encima de sus competidores directos gracias a su resistencia ejemplar sin sacrificar las prestaciones generales.

El S95 Pro, en su versión de 2020, contiene todo lo necesario para ser un smartphone imprescindible. Combina eficazmente una potencia correcta con una resistencia de alto nivel, lo que le permite suplir la ausencia de algunas funciones atípicas que se pueden encontrar en algunos de sus competidores.

 

Mejor de gama media

Blackview BV9800 Pro

A pesar de su precio, este smartphone presenta muchas características de un modelo de gama alta, como su sensor térmico y su alto nivel de resistencia a los impactos, entre otras características.

El BV9800 Pro es el smartphone con el sensor térmico más asequible del mercado. Sacrifica un poco de potencia para equiparse con esta función generalmente dedicada a los modelos más caros. Como resultado, su procesador es menos potente que el Helio P90, pero es algo común en muchos de sus competidores. Además, se dota de un sistema push-to-talk que puede resultar muy útil.

 

Mejor de gama alta

CAT S61

Considerado como la opción más completa en este campo, este modelo se dota de unas funciones inéditas que le permiten dominar su gama, a pesar de poseer algunos componentes no tan recientes.

El S61 es conocido desde hace tiempo por sus atributos específicos. Por lo tanto, es lógico que se encuentre en la parte superior de nuestra selección. Aprovecha el hecho de que pocos de sus competidores se hayan actualizado o renovado. Sin embargo, no es el que mejor fluidez presenta, pero cuenta con una resistencia digna de los mejores y unas interesantes funciones.

 

Alternativa de gama alta

Crosscall Trekker-X4

Dotado de numerosos sensores y una fijación magnética polivalente, este modelo es perfecto para aventureros gracias a sus numerosas funciones útiles al aire libre. Asimismo, integra una action cam inédita.

El Trekker-X4 es la alternativa que se suele mencionar cuando se busca un competidor al Cat S61. Es igual de bueno que su rival y tiene incluso un poco más de potencia, pero peca un poco a nivel de sus funciones auxiliares. Es cierto que no está desprovisto de ventajas con su carga invertida, su sistema de conexión magnética y su batería de sensores, pero globalmente, no es tan polivalente.

 

Nuestra selección

Nuestra elección, Mejor baratoMejor de gama mediaMejor de gama altaAlternativa de gama alta
Mighty Bright 47017Mighty Bright 47017Mighty Bright 47017Mighty Bright 47017
Doogee S95 ProBlackview BV9800 ProCAT S61Crosscall Trekker-X4
Si está buscando un modelo a prueba de golpes, es S95 Pro de Doogee es una muy buena opción. Se sitúa por encima de sus competidores directos gracias a su resistencia ejemplar sin sacrificar las prestaciones generales.A pesar de su precio, este smartphone de Blackview presenta muchas características de un modelo de gama alta, como su sensor térmico y su alto nivel de resistencia a los impactos, entre otras características.Considerado como la opción más completa en este campo, este smartphone de CAT se dota de unas funciones inéditas que le permiten dominar su gama, a pesar de poseer algunos componentes no tan recientes.Dotado de numerosos sensores y una fijación magnética polivalente, este modelo es perfecto para aventureros gracias a sus numerosas funciones útiles al aire libre. Asimismo, integra una action cam inédita.

 

 

¿Cómo hemos hecho la selección?

Si es un amante de la aventura o busca un teléfono resistente si trabaja al aire libre, es muy complicado apostar por los modelos “estándar” debido a su fragilidad. Por ello, lo más adecuado es dirigirse hacia los modelos reforzados.

Para ayudarle a elegir de forma más acertada, he aquí una lista de criterios para tener en cuenta:

  • La norma IP: determina las capacidades de su smartphone a la hora de hacer frente a diferentes situaciones. Tanto la resistencia al polvo como al agua se determinan según dos cifras. La primera, ligada a los elementos sólidos, tiene un valor máximo de 6. La segunda, que mide el nivel de protección contra el agua, hasta el 9. El índice IP69K indica una resistencia a una limpieza de alta presión y temperatura. Actualmente, el más común es el IP68.
  • La resistencia a los golpes: determinada por la norma MIL-STD810G (basada en protocolos militares), esta se constituye según unos test que simulan condiciones extremas para saber hasta qué punto resiste el dispositivo, como la resistencia a los golpes o a las temperaturas extremas, por ejemplo.
  • La ergonomía: con teléfonos de este tipo, es difícil disfrutar de una buena ergonomía dado su gran tamaño y peso. Sin embargo, preste atención a los materiales utilizados, para garantizar un buen agarre y la disposición de los botones, que deberá ser lo más cómoda posible.
  • La autonomía: si hay un punto en el que los smartphones antigolpes son imbatibles, es en la autonomía. Con su pantalla de tamaño reducido (excepto para la gama alta) y su enorme capacidad de batería, se colocan fácilmente en la parte superior de la clasificación con una autonomía de 2 a 3 días en promedio. El verdadero punto de atención a este nivel se sitúa más bien en el nivel de la carga, generalmente más lento que en sus primos más frágiles.
  • La pantalla: determina en gran medida el tamaño de su smartphone. Se mide en pulgadas. En el caso de los smartphones a prueba de golpes, hay que apostar por un panel con el máximo contraste y brillo posible para garantizar una buena legibilidad en cualquier circunstancia, pero el brillo mínimo también es importante para no deslumbrarle en ambientes más oscuros. Además, hay que prestar atención a la resistencia de la pantalla y a la presencia de un revestimiento oleofóbico.
  • La calidad fotográfica: la fotografía suele dejarse de lado para este tipo de aparatos. Sin embargo, algunos se libran con honores ofreciendo un brillo, un contraste y una colorimetría correctos cuando las condiciones son favorables. En cambio, en condiciones de poca luz, son pocos los que logran destacar.
  • El rendimiento: está influenciado por el procesador y la cantidad de memoria RAM. En el caso de los modelos a prueba de golpes, generalmente presentan un rendimiento cercano a los modelos estándar vendidos entre 200 y 300 €. Esto les permite una muy buena fluidez y buenas capacidades con un buen número de aplicaciones. Solo muestran signos de debilidad cuando se les pide tareas más pesadas, como el procesamiento de vídeos. El gaming es posible, pero con concesiones.
  • Las funciones anexas: es en este punto donde los modelos antigolpes pueden realmente distinguirse unos de otros. Hay que centrarse en las funciones clásicas como el NFC y la carga inalámbrica, analizando al mismo tiempo las adiciones específicas como puede ser una cámara térmica, el push-to-talk o los accesorios dedicados.

Tras haber comprobado una gran cantidad de test y las fichas técnicas de cada producto, consultamos las opiniones de los usuarios y de varios entendidos en el campo.

Tras este largo proceso, he aquí nuestra selección de los 4 mejores smartphones todoterreno del momento.

P.D. Si está buscando un smartphone todoterreno y antigolpes para uso profesional, tal vez le interese nuestra selección de .

 

Doogee S95 Pro

Si está buscando un modelo a prueba de golpes, entonces elija este modelo. Se sitúa por encima de sus competidores directos gracias a su resistencia ejemplar sin sacrificar las prestaciones generales.

El S95 Pro, en su versión de 2020, contiene todo lo necesario para ser un smartphone imprescindible. Combina eficazmente una potencia correcta con una resistencia de alto nivel, lo que le permite suplir la ausencia de algunas funciones atípicas que se pueden encontrar en algunos de sus competidores.

En cuanto al rendimiento, la marca ha apostado por un Helio P90 acoplado a 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento. En consecuencia, será tan rápido como un modelo para el gran público y se sitúa más bien al nivel del Xiaomi Nota 9 sobre este punto. Sin embargo, es un ejemplo de estabilidad en el día a día.

Para la pantalla, cuenta con una FHD de 6,3″ revestida con una protección Gorilla Glass 5. La renderización es agradable y se puede utilizar en cualquier circunstancia, incluso si se observa una temperatura de visualización que tira hacia el azul, causando una imagen un poco más fría.

La ergonomía, en cambio, está muy alejada de los modelos estándar. El S95 Pro es mucho más fuerte que los otros modelos de este artículo (167 x 77 x 16mm – 284 g), pero se sitúa en la media baja de los smartphones antigolpes. Afortunadamente, la posición de las teclas y la parte posterior texturizada hacen que su uso sea más agradable. También posee una tecla programable multifuncional (3 acciones).

En cuanto a su nivel fotográfico, se nos presenta un módulo compuesto por 3 cámaras (48 Mpx – 8 Mpx gran angular – 8 Mpx Macro). Las imágenes obtenidas ofrecen una representación correcta en condiciones favorables, e incluso a baja luz, sus fotos siguen siendo aceptables.

Su autonomía, en cambio, rivaliza con el Mi Note 10 ofreciendo no menos de 3 días de resistencia que pueden extenderse hasta 5 con el módulo de batería de la marca.

Finalmente, las funciones auxiliares son bastante clásicas con el NFC, la carga inalámbrica (10W) y un conector jack 3.5. Pero la verdadera particularidad del D95 Pro es su conexión magnética en la parte posterior, pues le permite conectar uno de los accesorios dedicados (una batería adicional o un altavoz portátil). Si le interesan, sepa que están a la venta en un pack por un sobrecoste mínimo.

 

Blackview BV9800 Pro

A pesar de su precio, este smartphone presenta muchas características de un modelo de gama alta, como su sensor térmico y su alto nivel de resistencia a los impactos, entre otras características.

El BV9800 Pro es el smartphone con el sensor térmico más asequible del mercado. Sacrifica un poco de potencia para equiparse con esta función generalmente dedicada a los modelos más caros.

Su robustez está confirmada por las certificaciones IP68/69k (1,5 m durante 30 min) y MIL-STD810G (hasta 1,5 m).

En cambio, su tamaño lo sitúa entre los más voluminosos de su categoría (148,9 x 80 x 15 mm – 322 g). Como resultado, puede ser complicado llevarlo al bolsillo y su uso con una mano es casi imposible. Sin embargo, se observa una buena integración del módulo suplementario, que le permite conservar un formato bastante estándar.

Basta con mirar al lado de la batería para comprender mejor la causa de ese “bulto”. En efecto, su capacidad de 6580 mAh implica un acumulador más voluminoso. Esto le dota de una resistencia de 3 días. Además, cuenta con una carga rápida 18W que permite recargarlo en 3h30.

La pantalla está equipada con una IPS 6.3″ FHD+ protegida por Gorilla Glass 3 y un revestimiento oleofóbico. Ofrece muy buenos resultados, pero aun así se observa una luminosidad mínima demasiado elevada.

Para las fotos, presenta una doble cámara (48 Mpx y 5 Mpx) y uno de los módulos está acoplado a una óptica térmica. Los resultados del objetivo principal son fieles a los estándares de este tipo de dispositivos, pero su punto fuerte es su sensor FLIR. Este permite obtener otro punto de vista sobre el medio poniendo de relieve las zonas de calor.

Desafortunadamente, la integración de este sistema (que es caro) requiere reducir otra característica para mantener un precio contenido, y es el procesador el que se ha visto afectado. Posee un Helio P70 acoplado a 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento. Aun así, esto no impide que el BV9800 Pro sea fluido al uso, aunque las tareas más pesadas serán más difíciles de gestionar (apps de vídeo, juegos, etc.).

Las funciones adicionales son bastante simples con un sensor de huella, reconocimiento facial, NFC y carga inalámbrica. Además, puede utilizar el modo push-to-talk y un barómetro integrado.

Por último, sepa que una nueva versión de este modelo ha salido al mercado, el BV9900 Pro, pero vamos a esperar más tiempo para estudiarlo con detenimiento antes de integrarlo en nuestra selección.

 

CAT S61

Considerado como la opción más completa en este campo, este modelo se dota de unas funciones inéditas que le permiten dominar su gama, a pesar de poseer algunos componentes no tan recientes.

El S61 es conocido desde hace tiempo por sus atributos específicos. Por lo tanto, es lógico que se encuentre en la parte superior de nuestra selección. Aprovecha el hecho de que pocos de sus competidores se hayan actualizado o renovado. Sin embargo, no es el que mejor fluidez presenta, pero cuenta con una resistencia digna de los mejores y unas interesantes funciones.

Su robustez retoma los códigos habituales de este tipo de aparatos con un IP 68/69K (3 m – 1 h) y MIL-STD810G (hasta 1,8 m).

Es el más compacto de nuestra selección con un formato reducido (150 x 76 x 13 mm) y un peso contenido (250 g). La disposición de los diferentes botones está bien diseñada y se agrupa en la parte inferior de su cara delantera. Además, posee un botón multifunción.

En cambio, su batería es la más baja de nuestra clasificación con una capacidad de 4500 mAh y una resistencia de 2 días. La carga completa requiere 2 horas. El S61 también puede actuar como fuente de energía para sus dispositivos menos resistentes.

La pantalla es una IPS 5.2″ FHD. Ofrece resultados de muy buen nivel con un alto contraste, una colorimetría correcta y un brillo máximo más que suficiente. Sin embargo, el brillo mínimo sigue siendo demasiado alto.

La fotografía se gestiona por una única cámara de 16 Mpx. Ofrece resultados correctos en buenas condiciones incluso si se observa un poco de alisado. En condiciones de baja luminosidad, las imágenes son poco explotables debido al ruido digital que causa una pérdida de detalles y un efecto de desenfoque.

Para gestionar sus diferentes tareas, se equipa con el envejecido Snapdragon 630 acoplado a 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. El conjunto sigue siendo lo suficientemente potente para hacer que Android funcione sin problemas, pero es más bien limitado para tareas pesadas y el juego.

Por último, hay un aspecto en el que el S61 destaca, pues es el único que propone una cámara térmica combinada con un telémetro láser y un sensor de calidad del aire (en interior). Además, cuenta con un sistema de detección automática en caso de utilizarlo con los dedos mojados o guantes.

 

Crosscall Trekker-X4

Dotado de numerosos sensores y una fijación magnética polivalente, este modelo es perfecto para aventureros gracias a sus numerosas funciones útiles al aire libre. Asimismo, integra una action cam inédita.

El Trekker-X4 es la alternativa que se suele mencionar cuando se busca un competidor al Cat S61. Es igual de bueno que su rival y tiene incluso un poco más de potencia, pero peca un poco a nivel de sus funciones auxiliares. Es cierto que no está desprovisto de ventajas con su carga invertida, su sistema de conexión magnética y su batería de sensores, pero globalmente, no es tan polivalente.

Como siempre, posee las certificaciones IP68/69K (2 m – 1 h) y MIL-STD810G (hasta 2 m). Con sus resultados, se inscribe en la media alta de los modelos de este tipo. La óptica de la cámara está protegida por un revestimiento Gorilla Glass que la preserva de toda degradación.

Su formato es bastante mixto con un gálibo más bien consecuente (162.6 x 82 x 12.85 mm), pero con un peso contenido (250 g). Su pantalla adaptada y sus teclas anchas permiten utilizarlo fácilmente con guantes. Asimismo, encontramos un disparador físico para las fotos.

En cuanto a la autonomía, es el modelo más optimizado. En efecto, aunque propone el acumulador más pequeño (4400 mAh), consigue ofrecer cerca de 3 días completos de resistencia. Además, tiene la función de carga rápida 24W.

La pantalla es una IPS de 5,5″ FHD protegida por Gorilla Glass 4 y un revestimiento oleofóbico. Ofrece un contraste y una luminosidad máxima más que suficientes para disfrutarla en pleno sol. La colorimetría es bastante correcta, pero el problema real es que su temperatura de color es demasiado alta. Como resultado, la renderización se centra demasiado sobre el azul. Desafortunadamente, no se ha previsto ningún ajuste para compensar este defecto.

La captura de imágenes se realiza mediante un sensor de 12 Mpx que también sirve para la función Action Cam prevista por la marca. La representación es bastante media en general. El nivel de detalle es bastante correcto, pero el ruido electrónico hace su aparición fácilmente, sobre todo en baja luminosidad donde las imágenes no son explotables. La constatación es la misma en vídeo aunque tenga la posibilidad de grabar en 1080p hasta 120 i/s.

En cuanto al rendimiento, este se gestiona con un Snapdragon 660 acoplado a 4 GB de RAM. El conjunto ofrece una buena fluidez aunque se enfrenta a los mismos escollos que el Cat S61.

Por último, en lo que a sus funciones adicionales se refiere, incluye un lector de huellas en el canto y el sistema X-Link. Este último permite disfrutar de diversos accesorios como una perca telescópica o una batería externa.

 

Fuentes

  1. Selectos, , 15 de septiembre 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba