El Mejor Teclado Gamer

El Mejor Teclado Gamer

Tras 21 horas de investigación y la comparación de 39 teclados gamer, hemos determinado que el Corsair K70 MK.2 propone la mejor relación calidad/precio del momento.

Entre su calidad material, confort, reactividad y sus múltiples configuraciones, lo tiene todo para seducir a cualquier jugador.

 

Nuestra Elección, Mejor de gama media

Corsair K70 MK.2

Desarrollado en una multitud de configuraciones de switches, este teclado mecánico tiene lo que se necesita para placer a los jugadores. Reactivo, cómodo y de excelente calidad material.

Este teclado se ha convertido en uno de los máximos referentes de la marca. Sus acabados de gama alta esconden una ergonomía cuidada y una gran variedad de posibilidades de configuración. Su amplio número de switchs le permitirán adaptar su utilización, y aunque no presente teclas macro y su precio sea algo elevado, sin duda es un modelo de gran calidad material.

 

Mejor barato

Corsair K55

Este teclado de membrana no es tan óptimo como una mecánico, pero tiene el mérito de ser reactivo, cómodo y silencioso, además de proponer opciones interesantes a tal precio.

Este teclado de membrana se ha impuesto en nuestra selección debido a sus numerosos puntos fuertes, entre los que destacamos su reposamuñecas, un RGB la mar de completo y su reactividad. En vista de su precio y las funcionalidades que ofrece, es una compra segura para aquellos que no deseen contar con un teclado mecánico a cualquier precio. Es perfecto para jugar de forma ocasional.

 

Mejor de gama alta

Corsair K95 RGB Platinum

Teclado mecánico con todo lo que se puede esperar de un modelo gamer de alta gama: reactividad, confort, teclas macro y multimedia, RGB y eficiente anti-ghosting.

Aunque su precio sea un poco elevado, tiene el mérito de contar con todo lo que se espera de un modelo de gama alta (comodidad, reactividad, acabados…). Simplemente es una pena que solo esté disponible en dos configuraciones de switches.

 

Alternativa barata

Razer Cynosa Chroma

Este modelo destaca por su muy buena relación calidad/precio. Incluye hasta 16,8 millones de opciones de color y es muy cómodo al teclear. Además, tiene anti-ghosting.

Una vez más, nos encontramos un modelo de la casa Corsair, y en este caso, este modelo presenta todo lo que se le puede pedir a un teclado de este nivel y gama de precios. Contentará hasta a los más exigentes gracias a su muy buena reactividad, sus acabados y amplio equipamiento.

 

Alternativa de gama media

Roccat Vulcan 120

Este modelo de Roccat presenta unas prestaciones dignas de muchos modelos de mejor gama, además, destaca por ser silencioso y reactivo, lo que compensa su macro.

Modelo frameless a la altura del Corsair K70 MK.2. Presenta los mismos fallos (ausencia de teclas macro), y casi las mismas características (comodidad, reactividad, diseño…). Al final se posiciona como alternativa porque su programa no está tan desarrollado.

 

Alternativa de gama alta

Logitech G915 LightSpeed

Es el único teclado inalámbrico de la selección. Toma lo mejor de ambos mundos con una reactividad sin falta y un confort de uso ideal.

Entre su muy elevada calidad de fabricación, sus nuevos interruptores mecánicos y su tecnología inalámbrica Lightspeed, este es perfecto para aquellas personas a las que no les gusta ver cables. Presenta un amplio abanico de opciones de personalización y si lo prefiere, también tiene una versión con cable, el G815.

 

Nuestra selección

Nuestra Elección, Mejor de gama mediaMejor baratoMejor de gama altaAlternativa barataAlternativa de gama mediaAlternativa de gama alta
Corsair K70 MK.2Steelseries Apex 3Corsair K95 RGB PlatinumCorsair K55Roccat Vulcan 120Logitech G915 LightSpeed
Corsair K70 MK.2Corsair K55Corsair K95 RGB PlatinumRazer Cynosa ChromaRoccat Vulcan 120Logitech G915 LightSpeed
Desarrollado en una multitud de configuraciones de switches, este teclado mecánico tiene lo que se necesita para placer a los jugadores. Reactivo, cómodo y de excelente calidad material.Este teclado de membrana no es tan óptimo como una mecánico, pero tiene el mérito de ser reactivo, cómodo y silencioso, además de proponer opciones interesantes a tal precio.Teclado mecánico con todo lo que se puede esperar de un modelo gamer de alta gama: buena reactividad, confort, teclas macro y multimedia, RGB y eficiente anti-ghosting.Este modelo destaca por su muy buena relación calidad/precio. Incluye hasta 16,8 millones de opciones de color y es muy cómodo al teclear. Además, tiene anti-ghosting.Este modelo de Roccat presenta unas prestaciones dignas de muchos modelos de mejor gama, además, destaca por ser silencioso y reactivo, lo que compensa su macro.Es el único teclado inalámbrico de la selección. Toma lo mejor de ambos mundos con una reactividad sin falta y un confort de uso ideal. Es perfecto para el gaming y muy resistente.

 

 

¿Cómo hemos hecho la selección?

Con el desarrollo de los e-Sport, cada vez es más importante estar a la última en cuestión de tecnología. , , … Hay productos especialmente diseñados para este tipo de mercado.

Sin embargo, no es necesario ser un jugador profesional para apreciar la experiencia de un buen teclado. Pero entre la gran cantidad de modelos disponibles, a veces resulta difícil dar con el más adecuado.

Antes de nada, es necesario saber que hay dos grandes tipos de teclados gamer:

  • Los teclados de membrana: utilizan una revestimiento de silicona para modificar la impedancia de un circuito impreso. Sus ventajas son el precio (un par de decenas de euros), y el hecho de que son silenciosos. Pero también tienen sus inconvenientes, pues tienen una menor longevidad y son menos rápidos (la vuelta de tecla es más débil que en un teclado mecánico, por lo que la entrada general es menos rápida).
  • Los teclados mecánicos: sus ventajas son bastante numerosas: confort, velocidad (el retorno de las teclas es más rápido y constante), precisión (el ruido que hace la tecla nos muestra si ha sido o no presionada), durabilidad (si una tecla deja de funcionar, no es necesario cambiar todo el teclado: esta sola puede ser reemplazada). Sus desventajas son, justamente, el ruido (bueno para la precisión, pero malo para la comodidad de las personas a su alrededor), y su precio más alto.

Además de esto, hay que saber que los teclados mecánicos gamers integran switches (interruptores situados bajo las teclas que modifican la sensibilidad al golpe). Estos switches son lineales, lo que significa que su resistencia está constituida únicamente por su muelle, o táctiles, es decir, con una resistencia a media altura que permite sentir el momento en que se tiene en cuenta la presión, permitiendo un golpe menos ligero pero más seguro. Las principales son las siguientes:

  • El Cherry MX Red: son de tipo lineal. Como la fuerza necesaria para pulsar las teclas es constante, no es necesario “aplastar” o presionar con fuerza, lo que permite una velocidad de golpe rápida, pero no errores.
  • El Cherry MX Black: también de tipo lineal, ofrece más resistencia que el MX Red. La experiencia ha demostrado que es lo suficientemente bueno para espamear.
  • El Cherry MX Blue: es de tipo táctil, pero con un clic audible (se dice también de tipo “clicky”): hay un pequeño obstáculo en la presión de la tecla que distingue “on” de “off”. Como es un poco más ruidoso, no se suele recomendar para el gaming.
  • El Cherry MX Brown: también es de tipo táctil, pero sin clic audible. Puede que sea el más polivalente entre tecleo y gaming.
  • El Cherry MX Speed: permite la mayor velocidad de tecleo. Es un teclado lineal muy flexible, como el MX Red, pero con una activación de tecla de o,5 mm más alta. Como las teclas son muy sensibles, no se recomienda a las personas que suelen cometer fallos a la hora de teclear.
  • El Cherry MX Silent: versión del Cherry Red o del Black, pero más silencioso.
  • Los switches: a menudo se inspiran en los modelos anteriores, que han sido desarrollados por una marca específica para sus propios productos. Como verá en el resto de este artículo, Logitech y Razer son dos buenos ejemplos.

Sabiendo todo esto, sería recomendable, antes de la compra, examinar los siguientes criterios:

  • La comodidad: si pasa numerosas horas con su PC, es importante contar con un buen reposamuñecas, lo que evitará cualquier tipo de dolor (tendinitis, síndrome del túnel carpiano, etc.). Algunos modelos ofrecen reposamuñecas extraíbles.
  • Las teclas macro: son teclas programables que permiten crear atajos (accesos directos). Permiten mejorar la ergonomía del teclado y la fluidez de movimiento en gaming. La mayoría de las veces aparecen sobre una cinta a la izquierda del teclado, pero hay muchos diseños.
  • El RGB (o RVA): el Red Green Blue es una retroiluminación personalizable que permite seleccionar entre 16,8 millones de colores. Si el teclado funciona con un firmware en su PC, será posible programarlos para obtener ciertas funciones, como la monitorización de temperatura muy elogiada por los jugadores profesionales.
  • El anti-ghosting: el ghosting es un fenómeno que se produce mientras el controlador del teclado no es capaz de interpretar el apoyo sobre varias teclas al mismo tiempo. En materia de gaming, esto no puede obviarse, pues impide efectuar ciertas combinaciones.
  • La tecnología inalámbrica: la latencia y la fiabilidad son parámetros indispensables en el mundo gaming. Por ello, y de manera general, nosotros desaconsejamos un teclado inalámbrico para un uso gaming.

Una primera búsqueda nos ha permitido aislar una veintena de modelos con mucha reputación en el mercado actual. Para reducir aún más la selección, también comprobamos la opinión de varios expertos y consultamos la opinión de los usuarios en distintas webs especializadas.

¿El resultado final? He aquí los 6 mejores teclados gamer del momento.

 

Corsair K70 MK.2

Desarrollado en una multitud de configuraciones de switches, este teclado mecánico tiene lo que se necesita para placer a los jugadores. Reactivo, cómodo y de excelente calidad material.

Al igual que su antigua versión, este teclado es probablemente uno de los más populares en el mundo del gaming: el K70, ahora llamado K70 MK.2.

Lo primero, es saber que Corsair ha conservado sus materiales rígidos y sus acabados impecables, con una placa de aluminio negro cepillado del mejor efecto. Al igual que el K70 original, se trata de un teclado frameless.

Este teclado se presenta en cinco versiones correspondientes a los interruptores Cherry Max más utilizados en el mundo gaming (excepto el MX Black): Red, Blue, Brown, Speed y Silent. Todas las versiones disponen de la función RGB, que sigue siendo un más que bonito detalle ahora que el propio logotipo está iluminado. Además, la intensidad de iluminación es regulable en tres niveles.

El K70 MK.2 puede ser criticado de la misma manera que el K70: no ofrece teclas macro específicas. Sin embargo, es posible configurar macros en cualquier tecla del teclado, gracias al software iCue (que también permite, entre otras cosas, modificar los efectos de retroiluminación).

Salvo por esta ausencia, está bastante bien provisto. En la parte superior derecha se encuentra la rueda de ajuste del volumen y cinco botones de ajuste multimedia (mute, stop, pausa, anterior y siguiente). En la parte superior izquierda hay tres botones que permiten cambiar el perfil de uso, ajustar la intensidad de la retroiluminación y activar el modo de juego.

Corsair también ofrece un juego de teclas de repuesto, sustituyendo las teclas A, Z, E, R, Q, S, D y F. Además de ser texturizadas, también presentan una forma de inclinación diferente, lo que permite un buen agarre (pero podría resultar incómodo si no se acostumbra).

Por último, dispone de un anti-ghosting completo y de un reposamuñecas muy cómodo, de superficie suave y texturada.

El K70 ya era un best-seller. Esta nueva versión de mejor diseño y comodidad ha comenzado a convertirse en uno de ellos. Qué lástima que no se hayan agregado teclas de macro específicas.

 

Corsair K55

Este teclado de membrana no es tan óptimo como una mecánico, pero tiene el mérito de ser reactivo, cómodo y silencioso, además de proponer opciones interesantes a tal precio.

El Corsair K55 no es un teclado mecánico, sin embargo, su impresionante número de funciones y calidad material le han hecho hacerse un lugar en mi comparación.

Este modelo posee iluminación RGB, lo que significa que se puede personalizar entre la barbaridad de 16,8 millones de colores. La particularidad del K55, en lo que respecta a la retroiluminación, es que se distribuye en tres partes a lo largo del tablero.

En concreto, se puede asignar un color diferente a la parte izquierda, el centro y a la derecha del teclado. No es una función indispensable, pero es agradable poder personalizar el teclado con sus colores preferidos.

Las posibilidades de retroiluminación se dividen en 10 modos (que van desde una iluminación estática, a una variación de color que se efectúa en función de los parámetros que guarde).

Como le dije, tiene muchas características. A la izquierda del teclado tiene una fila de seis teclas programables para asignar fácilmente macros. En la parte superior derecha encontrará una serie de teclas dedicadas específicamente a los controles multimedia.

Aunque se trata de un teclado de membrana, las teclas son reactivas. Y muchos apreciarán el hecho de que son silenciosas. Por último, como todo teclado gaming que se respete, el Corsair K55 cuenta con anti-ghosting.

Otra pequeña ventaja de este modelo es su reposapiés desmontable, que resulta muy práctico para jugar durante largas horas sin tener que acabar con una tendinitis.

A la vista de su precio y de las características que ofrece, el Corsair K55 es claramente una compra segura para aquellos que no deseen un teclado mecánico, a cualquier precio.

 

Corsair K95 RGB Platinum

Teclado mecánico con todo lo que se puede esperar de un modelo gamer de alta gama: reactividad, confort, teclas macro y multimedia, RGB y eficiente anti-ghosting.

De nuevo, nos encontramos con un teclado de la marca Corsair. Este modelo presenta todo lo que se le puede pedir a un teclado de este nivel. Los más exigentes quedarán encantados con su reactividad, sus acabados y su gran equipamiento.

Como todo buen teclado gaming, cuenta con retroiluminación RGB, pero dado su estilo sobrio y clásico, puede pasar desapercibido como teclado de escritorio. Sus acabados en aluminio denotan la calidad material que contienen este teclado.

El reposamuñecas, puede colocarse y retirarse fácilmente al ser imantado. Además, su revestimiento de goma le confiere una gran comodidad de uso. Este último es reversible, por lo que podrá contar con dos configuraciones de revestimiento, para un mejor confort.

Asimismo, las patas del teclado permiten una inclinación a medida. Y aunque el teclado se conecte vía dos puertos USB, uno se puede utilizar en passthrought, lo que permite poder utilizar el otro para conectar unos cascos o un ratón.

En cambio, es una pena que solo proponga dos versiones de switches: Cherry MX Speed o Cherry MX Brown, lo que podría disgustar a algunos/as. Eso sí, esto no impide que su tecleo sea cómodo y reactivo en ambas configuraciones.

Por otro lado, este teclado cuenta con teclas multimedia, pero también también macro. Solo hay seis, pero es mejor que nada, pues algunos modelos gamer no ofrecen ni siquiera una. Además, estas teclas presentan una textura diferente.

Al final, aunque su precio sea elevado, el K95 RGB Platinum merece tener todo nuestra atención como producto de gama alta: calidad material, confort, tecleo eficiente y cómodo, opciones de personalización, USB complementario… Aunque solo proponga dos configuraciones, es una bestia.

 

Razer Cynosa Chroma

Este modelo destaca por su muy buena relación calidad/precio. Incluye hasta 16,8 millones de opciones de color y es muy cómodo al teclear. Además, tiene anti-ghosting.

Este modelo de membrana es más reciente que el Corsair, ya que fue lanzado a finales del 2017. También dispone de la función RGB que esta vez, permite una personalización tecla por tecla (no sé si tendrá mucho tiempo libre para hacerlo). Es un objeto único.

La personalización se realiza a través del software Synapse 3, que es el mismo que se encuentra en los ratones gamer de Razer, como se mencionó en nuestro . Éste es bastante completo y permite, entre otras cosas, la personalización de la retroiluminación (tecla por tecla o seleccionando un modo preprogramado), el remapping (personalización de las teclas) del teclado, la creación de macros, etc.

Paso ahora a algunos puntos que lo diferencian del Corsair K55 y que le han costado el primer puesto: en primer lugar, no tiene teclas específicas dedicadas a las macros. Tendremos que configurar las teclas del teclado. En segundo lugar, tampoco tiene teclas dedicadas a las funciones multimedia. ¡Ah! Que no se me olvide, también tiene reposamuñecas.

Asimismo, también cuenta con la función anti-ghosting.

Al final, el Cynosa Chroma, aunque es un teclado de membrana, es una buena alternativa, ya que ofrece teclas reactivas capaces de soportar un buen ritmo de uso y son silenciosas. Los que prefieran tener un tablero 100% personalizable, lo preferirán al Corsair K55.

 

Roccat Vulcan 120

Este modelo de Roccat presenta unas prestaciones dignas de muchos modelos de mejor gama, además, destaca por ser silencioso y reactivo, lo que compensa su macro.

He aquí un teclado a la altura del Corsair K70 MK.2. Presenta los mismos fallos (ausencia de teclas macro), y casi las mismas características (comodidad, reactividad, diseño…). Al final se posiciona como alternativa porque su programa no está tan desarrollado.

De nuevo, nos encontramos con un teclado frameless, con una placa de aluminio cepillado que le aporta un buen diseño. Y aunque las teclas son muy finas (apenas medio centímetro de espesor), al parecer la comodidad no se ve afectada. De hecho, esta última se beneficia con su reposamuñecas imantado (y por lo tanto extraíble) y sus patas retráctiles, que aumentan el confort de uso.

Con este modelo, Roccat ha desarrollado su propio switch, el «titan», que anuncian como «un 20% más rápido» que los de la competencia… Sin embargo, no especifica con qué switch en particular. De hecho, podemos ver que el teclado es extremadamente reactivo (quizás un poco más que un Cherry MX Red) y que el anti-ghosting funciona perfectamente. Además, es bastante silencioso para un teclado mecánico.

El RGB puede presentar un menor número de funciones que el de Corsair, pero aun así sigue siendo bastante correcto. En cuanto al modo Aimo, que la marca denomina iluminación inteligente, este cambia el color de la retroiluminación cada vez que se pulsa un botón. Queda por ver si esto realmente aporta algo.

El software también permite la configuración de algunas teclas macro, ya que el teclado, lamentablemente, no las ofrece por defecto. Por otro lado, es interesante ver que presenta macros predefinidas para algunos juegos populares como el WOW o LOL (pero, por supuesto, le permite crear otros).

Al final, el Vulcan 120 es un buen teclado que se coloca como uno de los máximos rivales del K70 MK.2. Simplemente, es un pelín inferior.

 

Logitech G915 LightSpeed

Es el único teclado inalámbrico de la selección. Toma lo mejor de ambos mundos con una reactividad sin falta y un confort de uso ideal.

El G95 es un teclado mecánico ideal si no quiere ver más cables en su despacho o escritorio. Sin embargo, si no quiere invertir demasiado y el tema del cable tampoco le preocupa o e molesta demasiado, le recomendamos su equivalente con cable, el G815

En cuanto al diseño, se ha optado por una solución frameless donde los interruptores, se posicionan en una placa de aluminio cepillada curva. La calidad está más que presente, incluso si su parte inferior es de plástico.

Tiene un peso de tan solo 1,025 kg y unas dimensiones razonables (475 x 150 x 22 mm), a pesar de contar con un teclado numérico y teclas macro. En general, es bastante fácil de transportar dada su finura, aunque sigue siendo más voluminoso que un teclado inalámbrico clásico.

En la otra cara de la moneda, este formato requiere un tiempo de adaptación para no pulsar accidentalmente una de las teclas macro en lugar de la tecla ctrl, por ejemplo.

Las teclas usan switches propios de la marca, los GL Low Profile. Pueden estar equipados con modelos táctiles, similares a los Cherry MX Brown con una activación marcada, pero silenciosa, o Clicky, similares a los Cherry MX Blue, y cuya activación está marcada por un clic audible.

Esto da lugar a unas teclas menos altas que las de un teclado mecánico tradicional. Sin embargo, podrían dar una sensación de inestabilidad y generar un poco más de ruido al teclear. Afortunadamente, la fricción es menor que con Cherry MX Low y el rebote, más agradable. Al final, ambas soluciones son válidas en términos de calidad.

En cuanto a la ergonomía, es una pena que no se equipe con un reposabrazos, pero la finura del conjunto permite compensar este defecto. Asimismo, la inclinación es ajustable en dos niveles (+ 27 o + 34 mm por detrás).

A nivel de software, cuenta con el Logitech G-Hub, que aunque requiera un cierto tiempo de adaptación, es bastante completo. Este permite configurar el modo de juego, los diferentes perfiles o el RGB (tecla por tecla y en 5 niveles de intensidad). Por otra parte, le aconsejamos no dejarlo activado, incluso al mínimo, para que los caracteres sean claramente legibles.

Por último, en términos de conectividad nos da a elegir, pues tenemos el dongle dedicado (Mac OS y Windows), Bluetooth (Mac OS, Windows, Chrome OS, Android e iOS) e incluso conexión por cable.

 

Fuentes

  1. Selectos, ,  29 de junio 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba