La Mejor Almohada

La Mejor Almohada

 

Alternativa de gama alta

Blanrêve
(60 x 40 cm)

Lo mejor de esta almohada es su diseño ergonómico. Es la única de esta selección con forma de S, especialmente eficaz para los durmientes que sufren de dolores cervicales.

Si su precio es, seamos sinceros, bastante consecuente, este se explica por sus propiedades ortopédicas y su acabado semi-firme. Es cierto que nuestras pruebas nos han permitido constatar que los durmientes de menor corpulencia necesitarán un mayor tiempo de adaptación, pero también comprobamos su verdadero poder reparador. Favorecido además por la forma ergonómica mostrada por la almohada.

 

Nuestra selección

Nuestra elección, Mejor de gama mediaMejor de gama altaAlternativa de gama alta
La Cocarde VerteLa Cocarde VerteLa Cocarde Verte
La Cocarde Verte
(60 x 40 cm)
Panda
(40 x 60 cm)
Blanrêve
(60 x 40 cm)
Con su funda de algodón y su relleno de mijo bio, se adapta a todas las posiciones y preferencias en términos de firmeza. Ideal para el cuerpo, el sueño y el medioambiente.Se destaca de la competencia gracias a la presencia de bambú en su diseño. Además de ser conocido por ser resistente, también posee características hipoalergénicas y termorreguladoras.Lo mejor de esta almohada es su diseño ergonómico. Es la única de esta selección con forma de S, especialmente eficaz para los durmientes que sufren de dolores cervicales.

 

 

¿Cómo hemos hecho la selección?

Elegir una almohada cómoda y adaptada a su morfología es primordial para asegurar un sueño reparador y sin dolores. Pero la elección puede tornarse difícil dada la gran cantidad de productos disponibles y su similitud.

He aquí algunos criterios a los que debe prestar atención antes de la compra:

  • El apoyo: hoy en día, muchos modelos ofrecen la posibilidad de ajustar el espesor y acolchado que mejor correspondan a sus necesidades. Sin embargo, es difícil aconsejarle sobre la firmeza de un producto, pues las preferencias de cada persona son diferentes. Afortunadamente, la mayoría de las marcas proponen un periodo de prueba, lo que le permitirá decidir mejor entre un producto u otro.
  • La forma: algunos modelos presentan una forma curvada con el objetivo de mejorar el soporte cervical. Aunque algunas almohadas pueden mejorar la comodidad, no existe un remedio milagroso para hacer desaparecer todos los males de espalda. Las dimensiones más comunes son de 50 x 60 cm y 50 x 70 cm.
  • Los materiales:  los modelos más extendidos se componen de fibra o algodón. Algunos más clásicos, están rellenos de plumas o plumones (y suelen ser más caros). También existen alternativas naturales y eco-responsables a base de cereales (mijo, cebada, alfalfa…).favorezca los modelos anti-ácaroshipoalergénicosantibacterianos y los reconocidos con el emblema de Oeko-tex.
  • El mantenimiento: para prolongar la vida útil de nuestra almohada, considere protegerla con una funda. Asimismo, también se recomienda airearla regularmente. Algunos modelos pueden ser lavados a máquina, ¡pero verifique la etiqueta o las indicaciones antes! Aunque algunos especialistas afirman que habría que considerar cambiar de almohada cada 2-5 años, lo importante es determinar si el confort y el apoyo están siempre a la altura o no.

Asimismo, es importante tener en cuenta el tipo de relleno, que suele cambiar mucho de un modelo a otro. He aquí los principales:

  • Fibras sintéticas: junto a la espuma, son las más típicas. Suelen ser microfibras o poliéster. ¿Su ventaja? Generalmente pueden lavarse a máquina. Asimismo, pueden encontrarse bajo diversos formatos en términos de firmeza.
  • Espuma de memoria de forma: muy ergonómica, se adapta a su morfología. Además, aportan un óptimo apoyo y limita los riesgos de dolores ligados a una mala posición. En cambio, no son tan eficaces en la regulación del calor y la humedad.
  • Látex: apreciado por su firmeza y por el muy buen apoyo proporcionado a la cabeza y la nuca, también goza de una buena regulación del calor. Opte por los modelos de látex natural más que el sintético (ya que estará exento de químicos potencialmente tóxicos).
  • Lana: al contrario de lo que se podría creer, este regula eficazmente el calor y la humedad. Durante el invierno, le proporcionará una almohada “calentita”, evitando la transpiración propia del calor del verano. Las almohadas de lana son reputadas por que no se “hunden”, pero para algunos son demasiado firmes.
  • Cereales: es una elección al mismo tiempo eco-responsable y cómoda. Obviamente son naturales y suelen ser elaboradas a partir de la agricultura biológica. Presentan la ventaja de adaptarse a cualquier tipo de morfología, al mismo tiempo que otorgan un buen apoyo de la cabeza. Las almohadas rellenas de cereales son transpirables y anti-ácaros. En cambio, algunas personas las encuentran algo ruidosas, sin contar que pueden conferir a la almohada un cierto olor.
  • Plumas y/o plumones: las almohadas de este tipo son suaves y mullidas, de hecho, se recomiendan particularmente si duerme boca abajo. Cada vez más son menos comunes, y además de ser más caras, algunas personas pueden presentar alergias. Si este tipo de relleno le interesa, opte por una marca que garantice que ningún animal vivo haya sufrido para la “recolecta” del plumaje.

Evidentemente, las sensibilidades y preferencias son muy personales y pueden variar de una persona a otra. Afortunadamente, la mayoría de las marcas proponen un periodo de prueba para permitirle determinar si es el modelo adecuado o no.

Para precisar aún más nuestra selección, consultamos las opiniones y críticas de usuarios y expertos en webs y blogs especializados (ingleses, franceses y españoles). Así pudimos concretar nuestra selección de las 3 mejores almohadas del momento.

 

Nuestra Elección: La Cocarde Verte

Épaisseur du LovelyBed

Nuestra elección, Mejor de gama media

La Cocarde Verte
(60 x 40 cm)

Con su funda de algodón y su relleno de mijo bio, este modelo se adapta a todas las posiciones y preferencias en términos de firmeza. Ideal para el cuerpo, el sueño y el medioambiente.

Esta almohada hecha en Francia seduce por su composición 100% natural y bio que se adapta muy bien a todas las morfologías y permite dormir en cualquier posición. Su relleno de mijo es suave y silencioso. Además, la funda incluida cuenta con una cremallera que le permite modificar el relleno con el fin de adaptarlo a sus necesidades y/o exigencias. Asimismo, es hipoalergénica y anti-ácaros.

La Cocarde Verte propone almohadas naturales cuya funda ha sido confeccionada con un 100% de algodón bio, al igual que su relleno, compuesto por trigo, centeno o mijo (nosotros preferimos este último, pues es totalmente silencioso).

Las bolitas de mijo son suaves y se adaptan perfectamente a su morfología. De hecho, esta almohada destaca por su mullida estructura, ideal para la completa relajación de la espalda y la nuca. Se suele recomendar a personas con problemas cervicales porque permite poder dormir en cualquier posición.

La Cocarde Verte

También cuenta con una buena modularidad gracias a su cremallera, ya que le permite adaptar la cantidad de mijo a su gusto, en pos del confort.

En cambio, muchos usuarios encuentran que el relleno original (el que viene con la compra) no es demasiado. Aun así, la página web de la marca ofrece recargas para suplir este “problema”.

Además de todo esto, es anti-ácaros, hipoalergénica, eco-friendly, 100% vegana y cuenta con una garantía de 5 años.

Al final, este modelo es muy apreciado por su concepción e impresiona por su comodidad y flexibilidad. Constituye una muy buena opción si desea cuidar su cuerpo, y también el planeta.

 

Panda
(40 x 60 cm)

Se destaca de la competencia gracias a la presencia de bambú en su diseño. Además de ser conocido por ser resistente, también posee características hipoalergénicas y termorreguladoras.

Aunque esta almohada con memoria de forma no es la más asequible del mercado, ha logrado convencernos gracias a su diseño, y a su capacidad para trabajar en los diferentes puntos de presión del cuello y de los hombros.

Además de tener unas dimensiones de 40 x 60 cm con un grosor de 12 cm, esta suave y ligera almohada presenta una envoltura compuesta por un 60 % de poliéster y un 40 % de fibra de bambú.

La presencia de esta última le confiere además una protección antibacteriana y antiparasitaria, así como propiedades termorreguladoras, para pasar unas noches frescas.

Mousse à mémoire de forme du Panda

En cuanto al relleno, encontramos una espuma con memoria de forma viscoelástica, que está diseñada para garantizar un confort óptimo. De hecho, lo menos que podemos decir es que este modelo cumple sus promesas.

No importa su morfología y/o su posición durante el sueño, su cabeza estará perfectamente alineada con el resto de su cuerpo y no sufrirá problemas de calor.

Una de sus mayores ventajas reside en su capacidad de mantenimiento: una vez apoye la cabeza sobre la almohada, sentirá los beneficios de las dos capas que integra, es decir, un núcleo firme, coronado por una capa más tierna.

Tanto el cuello como los hombros se mantienen perfectamente bien, lo que le permitirá disfrutar de un sueño profundo y reparador.

Tenga en cuenta que la gente menos corpulenta podría, al principio, encontrar la almohada un poco dura. Por lo tanto, necesitará un poco más de tiempo de adaptación.

Al final, podemos decir que su alto precio se justifica por la calidad de sus propiedades. Cualitativa tanto en la práctica como sobre el papel, no tendrá ningún problema en seducir e incitar al sueño, siempre y cuando se le dé la oportunidad para demostrarlo.

 

Blanrêve
(60 x 40 cm)

Lo mejor de esta almohada es su diseño ergonómico. Es la única de esta selección con forma de S, especialmente eficaz para los durmientes que sufren de dolores cervicales.

Si su precio es, seamos sinceros, bastante consecuente, la Blanrêve destaca por sus propiedades ortopédicas y su acabado semi-firme. Es cierto que las personas de poca corpulencia requerirán un cierto tiempo de adaptación al principio, pero los demás no tendrán ningún problema en disfrutar de sus ventajas.

Con unas dimensiones de 40 x 60 cm y una forma en S, pertenece a la familia de las almohadas ergonómicas. Está diseñada para mantener las cervicales y, más precisamente, para aligerar los diferentes puntos de presión de la nuca.

A nivel de diseño, encontramos una envoltura que se compone exclusivamente de algodón y un relleno que se compone, por su parte, de una espuma de poliuretano viscoelástica y termosensible.

Épaisseur du Blanrêve

Aunque estos materiales sean cualitativos, no contentan a todo el mundo. Las personas de corpulencia media que duermen de lado apreciarán la esponjosidad de la almohada desde la primera noche. Desgraciadamente, no es el caso de los durmientes de menor corpulencia, quienes tendrán que dormir boca arriba o sobre el vientre.

Estos últimos, seguramente sentirán una sensación de dureza que les exigirá un tiempo de adaptación para poder disfrutar de todas las cualidades de esta almohada.

Ninguno de nuestros probadores cuestionó los beneficios ortopédicos de la Blanrêve. Por el contrario, todos observaron una buena colocación de la cabeza y alineación del cuerpo con el cuello.

Además, cada uno de los perfiles pudo pasar una noche serena, disfrutando de un sueño profundo.

En resumen, aunque la almohada sea cara y requiera un tiempo de adaptación, sigue siendo una solución totalmente recomendada, en particular para aquellas personas que duermen de lado, de corpulencia media-fuerte, y que sufren dolores cervicales.

 

Fuentes

  1. Selectos, , 31 de enero 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba