La Mejor Bolsa Isotérmica

La Mejor Bolsa Isotérmica

Tras 7 horas de investigación y el examen en profundidad de 10 modelos de bolsas isotérmicas porta alimentos, hemos determinado que la Mier MP032-1B se posiciona actualmente como la mejor opción.

Además de contar con materiales de calidad (poliéster 600D y forro EVA) que garantizan tanto su solidez como su aislamiento, es el único modelo de la selección que propone un almacenamiento en dos plantas, permitiendo así separar sus alimentos, para comidas más variadas.

 

Nuestra elección, Mejor de gama media

Mier MP032-1B

La gran particularidad de esta bolsa isotérmica se encuentra en su diseño en dos plantas, ya que gracias a ello, podrá llevar consigo una mayor variedad de alimentos.

Si este modelo es muy popular entre los consumidores, es sobre todo porque es el único en contar con un doble compartimento de almacenamiento. En efecto, mientras la parte superior está totalmente indicada para conservar las frutas y aperitivos de todo tipo, el espacio inferior puede, por su parte, acoger los recipientes de ensalada, los sándwiches y las bebidas. La conservación de estos alimentos es posible gracias a un revestimiento de etileno-acetato de vinilo (EVA) certificado sin materiales nocivos. Además, su revestimiento de poliéster 600D le permite limpiarla muy fácilmente.

 

Mejor barato

Wildkin W33080

Es el mejor bolso isotérmico para niños. Más compacto para adaptarse mejor a las comidas y las manos de los más peques, destaca por su diseño cualitativo y colorido.

Aunque su precio es proporcional a su formato, esta modelo diseñado específicamente para los niños no deja de ser cualitativo. Mide 18 x 25 cm y presenta un tejido de 600D desprovisto de PVC, BPA y ftalatos. Al igual que el modelo de Mier, su forro interior presenta un diseño en EVA que garantiza su aislamiento, al mismo tiempo que luce una malla interior destinada a un posible bloque refrigerador o cubiertos. Por el contrario, aunque su limpieza es sencilla, las migajas tienden a quedar encajadas en las costuras.

 

Mejor de gama alta

Coleman 9-Can Cooler

Muy apreciado en el territorio inglés, presenta propiedades antimicrobianas y un forro de plástico extraíble que garantiza su rigidez y el buen mantenimiento de la comida.

La particularidad de esta bolsa no se encuentra en su función isotérmica ya que, como sus homólogos de las gamas inferiores, ésta es posible gracias a la presencia de EVA. En lo que consigue diferenciarse es en algunos elementos de su concepción. De hecho, no solo tiene aditivos antimicrobianos que le permiten actuar contra los olores y hongos, sino que también tiene un revestimiento de plástico extraíble. Dos características muy apreciables que vienen a añadirse a una bandolera modular, un bolsillo central con cremallera, dos bolsillos interiores de malla y, por último, cuerdas elásticas laterales.

 

Alternativa barata

PackIt PKT-PC-BAK

Este modelo se diferencia de la competencia al integrar un sistema patentado de gel enfriante que le permite generar eficazmente ondas de aire frío hacia sus alimentos, en vez del clásico EVA.

Aunque no es tan popular entre los usuarios, este modelo sustituye al sistema de forro de EVA por un sistema patentado de gel refrigerante. Así, una vez congeladas (después de 12 horas), sus paredes generan ondas de aire frío que le dan la posibilidad de conservar sus alimentos de manera óptima. Tenga en cuenta que esta eficacia se expresa también a través de su facilidad de mantenimiento y de su gran compacidad ya que, para guardarlo, solo hay que doblarla utilizando la cinta de velcro puesta a su disposición.

 

Nuestra selección

Nuestra elección, Mejor de gama mediaMejor baratoMejor de gama altaAlternativa barata
Mier MP032-1BWildkin W33080Coleman 9-Can CoolerColeman 9-Can Cooler
Mier MP032-1BWildkin W33080Coleman 9-Can CoolerPackIt PKT-PC-BAK
La gran particularidad de esta bolsa isotérmica de Mier se encuentra en su diseño en dos plantas. Gracias a este sistema, podrá llevar consigo una mayor cantidad y variedad de alimentos.Es el mejor bolso isotérmico para niños del momento. Más compacto para adaptarse mejor a las comidas y las manos de los más peques, destaca por su diseño cualitativo y colorido.Famosa en el territorio inglés, posee propiedades antimicrobianas y un forro de plástico extraíble que garantiza su rigidez y el buen mantenimiento de la comida.Este modelo se diferencia de la competencia al integrar un sistema patentado de gel enfriante que le permite generar eficazmente ondas de aire frío hacia sus alimentos, en vez del clásico EVA.

 

 

¿Cómo hemos hecho la selección?

Al igual que una lunch box, el bolso isotérmico ha conseguido imponerse en la vida cotidiana de numerosos trabajadores. Por lo tanto, no es de extrañar que el mercado europeo esté lleno de modelos de todo tipo.

Para ayudarle a determinar cuál se ajusta mejor a sus necesidades, le hemos preparado una lista con algunos puntos a considerar:

  • Las dimensiones: este primer criterio no es desdeñable, ya que el tamaño de su envase va de la mano con la cantidad de alimentos que pretende transportar. Si es posible, opte también por bolsas que sean capaces de plegarse, para facilitar su almacenamiento en el armario o en el congelador (durante un posible período de enfriamiento).
  • Los materiales: en general, este tipo de productos tiene un revestimiento de nailon o de vinilo. Aunque el primero es más caro que el segundo (cada vez más sustituido por poliéster 600D), tiene la ventaja de conservar el calor de manera óptima, sin dejar de ser transpirable. Tenga en cuenta, sin embargo, que una bolsa de vinilo servirá perfectamente para mantener la temperatura durante períodos cortos.
  • La función isotérmica: si busca un modelo que sea realmente capaz de mantener su comida caliente o fría, éste debe integrar obligatoriamente poliéster, apreciado por su gran resistencia, poliuretano (PU), que goza de una gran transpirabilidad, o bien policloruro de vinilo (PVC), conocido por resistir a la grasa, el aceite y los productos químicos. Tenga en cuenta que este último se sustituye cada vez más en favor del etileno-acetato de vinilo (EVA), que es menos tóxico y no clorado.
  • El mantenimiento: algunas bolsas isotérmicas se pueden lavar a máquina, pero en la mayoría de los casos se deberá recurrir a un lavado a mano. Para ello, bastará con una esponja y jabón.
  • Los accesorios: además de mostrar numerosos bolsillos (interiores y exteriores), estas bolsas también pueden equiparse con bandoleras desmontables o forros de plástico. Estos últimos no sólo permiten mantenerla recta una vez colocada sobre una superficie plana, sino que también impiden que los alimentos colocados en el interior se vuelquen.

Gracias a estas características, hemos podido reducir nuestra selección inicial a tan solo un par de modelos. Posteriormente, analizamos sus fichas técnicas, los comentarios de los usuarios y las opiniones de los expertos sobre cada modelo para poder determinar cuáles son las 4 mejores bolsas isotérmicas del momento.

 

Mier MP032-1B

La gran particularidad de esta bolsa isotérmica se encuentra en su diseño en dos plantas, ya que gracias a ello, podrá llevar consigo una mayor variedad de alimentos.

Si este modelo es muy apreciado por los consumidores, es ante todo porque dispone de un diseño único que permite que los alimentos se conserven de la mejor manera posible. En general, se puede decir que la totalidad de la bolsa goza de la misma capacidad de conservación gracias a sus revestimientos tanto interiores como exteriores.

Para empezar, hay que tener en cuenta que presenta unas dimensiones importantes que se elevan a 20 cm de largo, 26 cm de ancho y 28 cm de alto. Aunque pueda parecer algo imponente, esto se explica por la singular concepción de Mier.

Su particularidad reside en la presencia de dos pisos bien diferenciados. Si la parte superior está más indicada para guardar la fruta y los aperitivos, la parte inferior está concebida para contener el almuerzo, los sándwiches, bebidas y/o alimentos para bebés.

Fabricada en poliéster 600D de alta calidad, la bolsa también cuenta con un forro interior EVA desprovisto de BPA, PVC, ftalatos y plomo. No es de extrañar, pues, que sea capaz de contener la comida de los más pequeños, sin temor a que entre en contacto con materiales tóxicos o contaminantes.

Este material es garante de la naturaleza isotérmica del producto, ya que es este el que permite que los alimentos se mantengan a la temperatura adecuada.

Asimismo, hay que decir que gracias a las costuras termo soldadas, no habrá pérdida/toma de calor que lamentar y tampoco tendrá que preocuparse de los posibles vuelcos, salvo en el interior mismo del recipiente.

Por último, para limpiarla, basta con un trapo húmedo. Un aspecto la mar de positivo en vista de sus numerosos bolsillos y cremalleras.

En resumen, este modelo está dotado de una relación calidad/precio de las más competitivas. Además de ofrecer una gran comodidad debido a su diseño y mantenimiento, sin duda se orienta a la mayor cantidad de usuarios posibles.

 

Wildkin W33080

Es el mejor bolso isotérmico para niños. Más compacto para adaptarse mejor a las comidas y las manos de los más peques, destaca por su diseño cualitativo y colorido.

La asequibilidad de su precio se traduce en su pequeño formato, pues esta bolsa isotérmica se dirige principalmente a los niños. Compuesto por materiales «clean», es un modelo que encantará a los más “peques” gracias a sus vivos decorados.

Esta bolsa isotérmica presenta el formato más pequeño de esta selección con 18 cm de largo, 25 cm de ancho y 9 cm de profundidad. Sin embargo, se puede decir que son unas medidas más que suficientes.

Como nuestro mejor modelo medio de gama, luce un revestimiento exterior de poliéster 600D, un material que compite cada vez más con el tradicional nylon. Además, presenta un forro de EVA que, por supuesto, carece de BPA, PVC y ftalatos.

Además de evitar que los alimentos se contaminen con sustancias nocivas de todo tipo, este material es reconocido por sus capacidades aislantes. De este modo, permite a los más jóvenes conservar sus alimentos frescos o, por el contrario, calientes.

Lo único malo es el mantenimiento. Aunque la marca nos afirma que basta con pasar un trapo húmedo para la limpieza del recipiente, los expertos afirman que las numerosas costuras tienden a amontonar las migajas.

Afortunadamente, este inconveniente no resta un ápice de solidez a la Wildkin, que además, es extremadamente práctica: no solo disfrutará de un bolsillo de red interior para poner sus utensilios y/o cubiertos, sus aperitivos o incluso un bloque refrigerador, sino que también tendrá una correa interior para colocar su cantimplora o bebida.

Al final, podemos afirmar que este modelo es tan bueno como bonito. Respetuoso con las personas y el medio ambiente, se caracteriza por un diseño colorido y adaptado a los más peques. Éstos podrán efectivamente utilizarlo de manera autónoma, siempre que el cierre no quede bloqueado en las costuras…

 

Coleman 9-Can Cooler

Muy apreciado en el territorio inglés, presenta propiedades antimicrobianas y un forro de plástico extraíble que garantiza su rigidez y el buen mantenimiento de la comida.

La particularidad de esta bolsa no reside en su función isotérmica, sino en el nivel de algunos elementos de su diseño. En efecto, no solo presenta propiedades que le permiten actuar contra los olores y los hongos, además, su forro es desmontable.

Su nombre proviene en realidad de su capacidad para contener hasta 9 latas en su interior. Sus dimensiones son de 20 cm de longitud, 25 cm de anchura y 18 cm de profundidad.

Aunque observamos un diseño rectangular revestido de una capa de poliéster laminado, su función isotérmica está asegurada gracias a la presencia de EVA.

Hermético por naturaleza, este material se complementa con varias costuras termo soldadas, así como con aditivos antimicrobianos. No hace falta decir que el resultado es bastante convincente, ya que no se enfrentarán ni a posibles fugas ni a posibles contaminaciones.

También cuenta con numerosos accesorios (bandolera ajustable, bolsillos interiores/exteriores y elásticos laterales), pero lo más destacable es su forro de plástico desmontable, aspecto que le confiere su increíble eficacia. Gracias a este último, podrá beneficiarse de una mayor rigidez y mantener sus alimentos en su lugar durante el trayecto.

En definitiva, el Coleman dispone de todas las características necesarias para permitirle conservar su comida de la mejor manera posible, ya que además de ser extremadamente práctico, presenta una notable estanqueidad, garante de comidas sanas y desprovistas de sustancias tóxicas.

 

PackIt PKT-PC-BAK

Este modelo se diferencia de la competencia al integrar un sistema patentado de gel enfriante que le permite generar eficazmente ondas de aire frío hacia sus alimentos, en vez del clásico EVA.

Aunque no es tan popular entre los usuarios, este modelo sustituye al sistema de forro de EVA por un sistema patentado de gel refrigerante. Así, una vez congeladas (dejar el bolso unas 12 horas en el congelador), sus paredes generan ondas de aire frío que le dan la posibilidad de conservar sus alimentos de manera óptima.

Con su tamaño de 26 x 12 x 21 cm, presenta una capacidad muy apreciable de 4,5 L. Además, el hecho de ser flexible lo convierte en un modelo compacto. Solo tendrá que utilizar la cinta de velcro para mantenerlo doblado.

Tampoco tendrá que preocuparse por la posible contaminación alimentaria, ya que, al igual que el EVA, su forro no contiene BPA, PVC, ftalatos o incluso plomo.

Para mantenerlo en las mejores condiciones, basta con pasar un trapo previamente humedecido y jabonoso, para acabar con las manchas más incrustadas, y listo.

Tenga en cuenta además, que este modelo es de los más manejables gracias, en particular, a su ergonómico mango ergonómico capaz de adherirlo fácilmente en cochecitos, bolsos, mochilas e incluso en bolsas deportivas.

Para esta gama de precios, hemos preferido el modelo de Wildkin por su gran popularidad, pero éste no deja de ser una opción muy indicada para todos aquellos que deseen equiparse con una bolsa isotérmica para sus almuerzos, sin tener que soportar el peso adicional de los cubitos de hielo u otro tipo de envase de mantenimiento del frío.

 

Fuentes

  1. Selectos, , 2 de octubre 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba