La Mejor Cámara Fotográfica Compacta

La Mejor Cámara Fotográfica Compacta

Tras 18 horas de investigación y un minucioso examen de 15 cámaras compactas para el público en general, creemos que la mejor es la Fujifilm XP140.

Permite realizar muy buenas fotos, posee estabilización óptica y se muestra la mar de resistente. Perfecta para los viajes y a un precio bastante correcto.

 

Nuestra Elección, Mejor de gama media

Es un modelo compacto, ligero y robusto con un zoom en la media que se dirige a aquellos aventureros que quieren dejar a salvo su smartphone.

La Fujifilm XP140 es un dispositivo todo terreno diseñado para acompañarle en cualquier situación. Con una buena estabilización, un peso en la media y un color brillante, este modelo apunta a los viajeros y fiesteros que buscan una compacta resistente.

 

Mejor barata

Es la cámara más ligera de nuestra comparativa, posee un zoom óptico en la media y un buen autofoco. Su precio lo convierte en una opción muy atractiva.

La Sony Cyber-Shot DSC-W830 ofrece estabilización óptica, un zoom eficaz y al mismo tiempo un precio la mar de económico. Si desea guardar su smartphone en sus excursiones o iniciar a sus hijos en la fotografía, he aquí su cámara.

 

Mejor de gama alta

Entre su robusto diseño y su facilidad de toma en mano, es ideal para toda persona que busque un modelo resistente, polivalente y con buena calidad de imagen.

Esta auténtica herramienta portátil, la Olympus Tough TG-6, no se contenta con tomar fotos y vídeos: ¡está dotada de un GPS, un altímetro, brújula, un acelerómetro e incluso un termómetro! Perfecta para los viajeros.

 

Nuestra selección

Nuestra Elección, Mejor de gama mediaMejor barataMejor de gama alta
Fujifilm XP140Sony Cyber-Shot DSC-W830Olympus Tough TG-6
Fujifilm XP140Sony Cyber-Shot DSC-W830Olympus Tough TG-6
Es un modelo compacto, ligero y robusto con un zoom en la media que se dirige a aquellos aventureros que quieren dejar a salvo su smartphone.Es la cámara más ligera de nuestra comparativa, posee un zoom óptico en la media y un buen autofoco. Su precio lo convierte en una opción muy atractiva.Robusta y fácil de utilizar, esta Olympus es ideal para toda persona que busque un modelo resistente, polivalente y con buena calidad de imagen.

 

 

¿Cómo hemos hecho la selección?

En un principio, las cámaras de fotos compactas estaban destinadas principalmente al público general, sin embargo, hay que reconocer que los últimos avances tecnológicos han hecho que podamos disfrutar de smartphones con una calidad fotográfica increíble.

Al mismo tiempo, las continuas mejoras de los modelos de alta calidad hacen que también sean cada vez más populares entre algunos fotógrafos experimentados en busca de un aparato más compacto, destinado a ser utilizado en determinadas circunstancias particulares.

Por lo tanto, para invertir en una cámara compacta, es necesario encontrar un justo equilibrio entre practicidad y compacidad frente a cámaras  o , y contar con mejoras significativas (en términos de imagen o de opciones) en comparación a los .

Para realizar nuestra selección, nos hemos centrado en comprobar las siguientes características indispensables para cada modelo de cámaras compactas:

  • La portabilidad: Las cámaras compactas suelen tener un tamaño pequeño y compacto que les permite ser guardadas en un bolsillo sin problemas. Por lo general, pesan menos de 400 gramos y el objetivo, idealmente, ocupa gran parte de la parte delantera del aparato.
  • La ergonomía: una compacta ofrece menos opciones manuales que una cámara híbrida o una réflex. Aun así, siempre deben buscar la mejor opción para otorgar comodidad, como modos personalizables o menús claros e intuitivos.
  • Un gran sensor: cuanto más grande es el sensor, más espacio tiene para capturar luz e información. El ruido electrónico se reduce y resulta más fácil fotografiar una escena donde la luz y la sombra se mezclan.
  • Un objetivo gran angular: un gran sensor no puede optimizarse si no va acompañado de un gran angular. Esto permite tomar capturas con un ajuste ISO (sensibilidad) inferior y, por tanto, con menos riesgo de aparición de ruido electrónico, o con una velocidad de obturación superior (es decir, menos riesgo de desenfoque).
  • El zoom: si es habitual encontrar dispositivos que ofrecen un zoom de 5 a 20x, algunos modelos expertos llegan hasta 50x. Sin embargo, el punto que hay que comprobar es la naturaleza de este zoom: un zoom numérico degrada necesariamente la imagen, a diferencia de un zoom óptico. Por lo tanto, privilegie siempre el segundo al primero.
  • La reactividad: estamos de acuerdo en que un aparato debe ser rápido, tanto en el encendido como en toma de imágenes, de lo contrario encontramos algunos problemas, sobre todo para fotografiar sujetos en movimiento. También debe tenerse en cuenta el tiempo transcurrido entre las tomas.
  • La pantalla: opte por un aparato con una pantalla lo suficientemente grande. De este modo, podrá tomar sus fotografías y navegar por los menús con mucha más facilidad. Por lo demás, es usted quien debe decidir: orientable horizontal y verticalmente, táctil, etc.
  • Las funcionalidades: una cámara compacta tiene lógicamente menos funciones que una híbrido o una réflex, pero no deja de ser buena, ¡y tampoco es necesariamente más fácil de manipular! En primer lugar, deberá comprobar que las características que estará seguro(a) que utilizará, están disponibles, ya sea el modo vídeo HD, la toma de fotos en ráfaga, el GPS o el modo manual avanzado.
  • La conectividad: hoy en día, todo buen aparato compacto de fotos debe poseer un modo de transferencia rápido hacia su smartphone o PC, sin tener que pasar por un cable o una SD. El Wifi, Bluetooth o NFC es lo mínimo requerido.
  • Las opciones de vídeo: es inútil apostar por una cámara con grabación 4K si el número de ips (imágenes por segundo) no le sigue. Para obtener una imagen 4K, hay que contar como mínimo con 25 ips. Para el FullHD, 60 ips. Por cierto, si le gusta grabar muchos vídeos, piense en optar por un modelo con puerto HDMI.

Con estos criterios en mente, hemos examinado doce modelos que se pueden encontrar fácilmente en el mercado. Aquellos que no superaron los análisis, fueron eliminados sin contemplaciones.

Para la selección final, contamos con las opiniones, críticas e información de varias páginas webs de venta y blogs especializados (ingleses y españoles). Todo ello para afinar aún más nuestra criba.

Al final, solo 3 modelos pudieron colarse en nuestra selección de las mejores cámaras de fotos compactas del mercado actual.

 

Es un modelo compacto, ligero y robusto con un zoom en la media que se dirige a aquellos aventureros que quieren dejar a salvo su smartphone.

La Fujifilm XP140 es una buena cámara de viaje. Entre sus puntos fuertes se encuentran su estanqueidad hasta 25 m y su resistencia a los golpes hasta 1,8 m. Su peso, de 207 g, se encuentra en la media de este tipo de aparatos.

Sus protecciones y sus diferentes colores atractivos hacen que sea un dispositivo interesante para los niños. Sus tonos brillantes también permiten encontrarla fácilmente en la nieve o la arena.

Los colores de las fotografías son vibrantes y precisos, con una buena representación de los tonos de la piel. El nivel de detalle es lo suficientemente bueno para compartir sus fotos en la web, pero no tanto como para imprimirlas.

Desde el punto de vista técnico, su autoenfoque central es lo suficientemente eficaz para seguir los movimientos de las personas. También tiene una pequeña luz que le permite poder configurarla por la noche o con poca luz.

Este aparato está equipado con una estabilización óptica, útil para grabar vídeos en calidad de hasta 4K 15p. Aun así, los vídeos no serán muy buenos, pues solo tendrán 15 imágenes por segundo.

En cuanto a la autonomía, permite realizar hasta 240 imágenes. En general, es una buena opción para iniciar a sus hijos en la fotografía, para inmortalizar sus viajes o para tener a salvo su smartphone cuando sale de aventuras.

 

Es la cámara más ligera de nuestra comparativa, posee un zoom óptico en la media y un buen autofoco. Su precio lo convierte en una opción muy atractiva.

Esta compacta de muy buen precio presenta numerosos puntos fuertes, empezando por un peso particularmente bajo: 120 g. Además, tiene un zoom óptico x8 ligeramente por encima de la media, lo que le permitirá capturar un buen nivel de detalles.

Las imágenes de la Sony DSC-W830 son correctas: sus colores son fieles a la realidad, y solo en presencia de una débil luz se desvanecen los detalles. Su sensor de 20 millones de píxeles le permite cuadrar fácilmente sus fotos. Sin embargo, la falta de claridad se acentúa cuando se al realizar zoom, donde se aprecian distorsiones.

Cuenta además con estabilización óptica y permite grabar vídeos en 720p si esos temblores de manos. Su autofoco es potente, esto se debe a su eficiente reconocimiento de rostros. Pero hay que decir que el enfoque puede resultar algo “caprichoso” con poca luz o en fotos nocturnas. Diferentes modos preestablecidos (panorama, retrato…) facilitan su uso.

Como la mayoría de los compactos de esta gama, el Sony DSC-W830 no tiene visor óptico, pantalla articulada ni enfoque manual. No es resistente a los golpes ni al agua como los modelos de gama media, pero es una buena alternativa a los smartphones debido a su bajo precio y su potente zoom.

Por lo tanto, este modelo se dirige a las personas que buscan una compacta de bolsillo para sus excursiones, sin tener que preocuparse por sacar el smartphone (corriendo el riesgo de poder golpearlo, de mojarlo, etc.). Además, su relación calidad/precio es excelente.

 

Entre su robusto diseño y su facilidad de toma en mano, es ideal para toda persona que busque un modelo resistente, polivalente y con buena calidad de imagen.

Este modelo es la nueva versión de la TG-5, un referente en la materia. Y claro, si algo funciona bien, ¿para qué cambiarlo? La TG-6 es simplemente una versión mejorada de su predecesora.

Presenta un formato de bolsillo ultra robusto e impermeable y puede resistir temperaturas de hasta -10°C e incluso posee un cristal protector contra el vaho.

Aunque parezca increíble, también posee un GPS, un sensor de ambiente, termómetro, brújula, un nanómetro, un indicador de nivel, medidor de profundidad y un altímetro.

En cuanto a su ergonomía, su toma en mano es muy cómoda gracias a la pequeña empuñadura que se ajusta a la forma de la lente. En la parte trasera posee una rueda para la selección de modos (con un acceso rápido al modo vídeo, por ejemplo), además de los clásicos botones de funciones.

En comparación con su anterior versión, la pantalla presenta una mejor resolución, aunque sigue sin ser ni táctil, ni orientable. Además, conserva el mismo procesador el Truepic VIII. Este mejora la latencia y la velocidad del enfoque automático, y por último, permite aprovechar el modo ráfaga en formato RAW

En cambio, la calidad de imagen no ha sufrido mejoras significativas, con un alisado que aparece hacia los 800 ISO. Aunque es la mar de honorable en vista de su precio.

También mantiene alguno de los modos más interesantes de la TG-5, como el modo Microscope, que permite capturar imágenes de sujetos muy pequeños a solo 1 cm de distancia, el Pro Capture, que registra una cierta cantidad de imágenes antes y después de que el disparador hay sido accionado, o sus modos submarinos.

En cuanto al vídeo, posee una definición 4K/UHD limitada a 30 IPS, aunque alcanza los 120 IPS en Full HD.

En resumen, he aquí un aparato de excelente relación calidad/precio y una clara alternativa frente a los photophones. Un modelo resistente que le permitirá utilizarlo en diferentes contextos y sin duda, una cámara que recomendamos.

 

Fuentes

  1. Selectos, , 1 de septiembre 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba